lunes, 12 de mayo de 2008

Attack then neglect



Casi sin esfuerzo comenzó todo. En un principo surgió como cualquier síntoma, sólo un aglomeramiento de malestares, demasiado sutil para ser tomado en cuenta. Fue un período de fuerza, donde casi todo era ignorado, la confianza era máxime. Luego los signos…lo que otros ven. Seguidamente las palabras y entonces la negación. Ya no se podía desapreciar totalmente el malestar infligido. El día menos pensado aparecieron las primeras gotas de sangre…y luego el charco. Volemia desparramada por toda el cuarto, y la mirada atónita, sin querer comprender lo se veía venir...toneladas de desilusiones y desahogos, tanto tiempo escondidos tras sonrisas y llantos con consuelo. Ya nada se podía hacer, ya no hay fuerza. La anemia todo lo domina, cada cosa y recuerdo enfocado arduamente se vuelve dulce, de ese dulce al que sólo la hemolobina solo sabe. Ya en el suelo no se sienten las articulaciones. Cada uno de los huesos comienza a liberarse de todo resto de músculos y tendones. Nubes de polvo óseo agitan todo el interior y hacen el cuadro aún más confuso, cruel y real. Las culpas son ineludibles y el dulzor cada vez más intenso. En instantes ya nada quedará, ni la sombra de lo que solía ser…no se puede respirar…la animosidad es nula. Suenan sirenas…luces en la puerta…golpes y oscuridad.

1 comentario:

Nacho (caverna obvio) dijo...

Internate ya boludo, en serio te digo,.. jaja!

Si estas tomando algo, pará de tomar eso! ..y si no estas tomando nada, empezá a tomar algo, por que stas re paratrás,..

para mi es tu manifestación de homosexual,.. estos deben ser los primeros sintomas,.. jeje!

Un abrazo.